EL HOMBRE

El hombre sofoca

en el epilogo

de las horas,

el fuego

del tiempo

de su vida,

que el albor

del amanecer

de sud días

ha ido subiendo

y bajando

al abismo

de sus dudas,

despilfarrando

el instante determinado

donde bruscamente

cambia su existencia.

POEMARIO PROLOGO DE UN SILENCIO

Pippo Bunorrotri.

Inicio

ESCRIBO

Escribo en el sosiego

de mi existencia,

torcidos renglones

en el rincón

de la luna,

en esa esquina

donde todo cambia,

siguiendo la decisión

de la mente que vaga

sin acuerdo ni compromiso,

llevándome libre

a donde todo cambia;

la prosa es el recuerdo

de la memoria

y la poesía

es la esencia limpia

del sentir profundo.

Es lo que siento

cuando escribo

en el sosiego

de mi existencia

en el rincón

de la luna.

En esa esquina

donde todo cambia

cierro los ojos

para escuchar el rasguño

de los versos

de la poesía

que mi pluma dibuja;

cierro los ojos

para hablarle:

a las sonrisas,

a los suspiros,

a los rostros sigilosos

de las emociones

de mi prosa reflexiva.

Escribo en sosiego

de mi existencia,

en el rincón

de la luna,

en esa esquina

donde todo cambia.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

DESCONCIERTO

Dos folios emborronados

de palabras descosidas

rasgados en la ira

de ese momento

del desconcierto,

rompen el silencio

del poeta peregrino

que desentierra el dolor

de un sentimiento viejo,

mientras el corazón piensa

en la herida cicatrizada

de aquel instante escarpado.

En el cansado rostro

del poeta peregrino

emerge el capullo

de una sensación

que zarandea las hojas

de un cuaderno sin líneas,

combando la planeidad

de sus pliegues

ante la inclinación

de unos dedos ateridos

que esperan la oscuridad

de la noche

para acurrucar

las emociones

de un tiempo lejano

en la distancia

del ahora meditado.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

MIS MIEDOS

Rebusque explorando

en la atenazada oscuridad

de los fantasmas

de mis miedos,

los fragmentos escarchados

de aquel sueño  retirado

en el monasterio del sigilo,

erigido en deseo

de unos instantes

retratados en la memoria,

quebrados, desmenuzados

en la ira del enojo,

en la desesperación

del engaño.

Dejo en la soledad del silencio

que la sosegada memoria

acune el propósito

acariciando el pensamiento,

que aun guarda los dolores

de un ayer alejado en el retiro,

que fue presente de un instante

y que nunca fue futuro

en el tiempo.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

ESA PLAYA

En el silencio plano

de esa playa vacía,

que mira precisa

con su fija mirada,

el rojizo atardecer

del horizonte del día

dibuja la sombra

de esa silueta tranquila,

que desea volver a soñar

con ese sueño repentino

que paso en la desbandada

de ese pensamiento

que conocía el secreto,

de vivir la emoción serena

de la espontanea sinceridad

del ayer en la memoria,

en la nostalgia del hoy

que será un simple mañana

en el recuerdo venidero.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

TRISTEZA

Se ahoga la tristeza

en el cofre envejecido

de los recuerdos maduros,

mientras la esperanza

vuela como vencejos

oteando el horizonte,

escarchado

de sedosas nubes

que cubren sombras,

interpelando la mirada

al tiempo espectador

del ahora inquieto

hacia donde caminan,

tristeza y esperanza

con su paciencia

en alpargatas

y los harapos

de la añoranza,

por la avenida

de la memoria.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

TERCO CORAZÓN

Terco el corazón,

con sus latidos persigue

los recuerdos de un  tiempo

desnudo de alma,

entre intrincados instantes

de los momentos

de una existencia,

encerrada en la asfixia

de un ego

vacío de sentimiento,

que corre tras el vuelo

de una gaviota

que surca el horizonte,

entre los sonidos

de un mundo

sin rostro,

ni definido

destino.

Terco el corazón

con sus latidos persigue

ese encuentro

cara a cara

con tu yo

que determina

su existencia.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

SONRISA FALSA

Sonrisas falsas ocultan

en el trance de su mueca,

esa lagrima fría

vestida en la sombra,

con los harapos

de una alegría

engañosa,

que abofetea

la emoción

de unos recuerdos

que quieren estar

lejos de la ira,

de un corazón

que finge sentirse

dichoso de la existencia,

traicionando  la memoria

de su vida.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

ESE OTOÑO

En el color de otoño

esta el padecimiento

de tu existencia,

y en las hoja secas

de su caída,

el desgaste

de tus horas,

que se agrietan

con el viento

del tiempo

de ese recuerdo

perdido y olvidado

en la esperanza

desvanecida,

de ese otoño

que transita

hacia el invierno

donde renacerá

una verde primavera

que de insultantes colores

pintara un nuevo otoño.

Pippo BUnorrotri

Inicio