MIS MIEDOS

Rebusque explorando

en la atenazada oscuridad

de los fantasmas

de mis miedos,

los fragmentos escarchados

de aquel sueño  retirado

en el monasterio del sigilo,

erigido en deseo

de unos instantes

retratados en la memoria,

quebrados, desmenuzados

en la ira del enojo,

en la desesperación

del engaño.

Dejo en la soledad del silencio

que la sosegada memoria

acune el propósito

acariciando el pensamiento,

que aun guarda los dolores

de un ayer alejado en el retiro,

que fue presente de un instante

y que nunca fue futuro

en el tiempo.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

ESA PLAYA

En el silencio plano

de esa playa vacía,

que mira precisa

con su fija mirada,

el rojizo atardecer

del horizonte del día

dibuja la sombra

de esa silueta tranquila,

que desea volver a soñar

con ese sueño repentino

que paso en la desbandada

de ese pensamiento

que conocía el secreto,

de vivir la emoción serena

de la espontanea sinceridad

del ayer en la memoria,

en la nostalgia del hoy

que será un simple mañana

en el recuerdo venidero.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

TRISTEZA

Se ahoga la tristeza

en el cofre envejecido

de los recuerdos maduros,

mientras la esperanza

vuela como vencejos

oteando el horizonte,

escarchado

de sedosas nubes

que cubren sombras,

interpelando la mirada

al tiempo espectador

del ahora inquieto

hacia donde caminan,

tristeza y esperanza

con su paciencia

en alpargatas

y los harapos

de la añoranza,

por la avenida

de la memoria.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

TERCO CORAZÓN

Terco el corazón,

con sus latidos persigue

los recuerdos de un  tiempo

desnudo de alma,

entre intrincados instantes

de los momentos

de una existencia,

encerrada en la asfixia

de un ego

vacío de sentimiento,

que corre tras el vuelo

de una gaviota

que surca el horizonte,

entre los sonidos

de un mundo

sin rostro,

ni definido

destino.

Terco el corazón

con sus latidos persigue

ese encuentro

cara a cara

con tu yo

que determina

su existencia.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

SONRISA FALSA

Sonrisas falsas ocultan

en el trance de su mueca,

esa lagrima fría

vestida en la sombra,

con los harapos

de una alegría

engañosa,

que abofetea

la emoción

de unos recuerdos

que quieren estar

lejos de la ira,

de un corazón

que finge sentirse

dichoso de la existencia,

traicionando  la memoria

de su vida.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

ESE OTOÑO

En el color de otoño

esta el padecimiento

de tu existencia,

y en las hoja secas

de su caída,

el desgaste

de tus horas,

que se agrietan

con el viento

del tiempo

de ese recuerdo

perdido y olvidado

en la esperanza

desvanecida,

de ese otoño

que transita

hacia el invierno

donde renacerá

una verde primavera

que de insultantes colores

pintara un nuevo otoño.

Pippo BUnorrotri

Inicio

TE DESLIZAS

Te deslizas

en los remolinos

de la añoranza,

llegando al lago

estancado

de la melancolía,

haciendo

que las cicatrices

de las viejas heridas

curtidas en el sol del tiempo

supuren

lagrimas derramadas,

envolviendo la tristeza

de unos recuerdos

hirientes,

que revelan

un futuro

que es presente oscuro

de un pasado olvidado.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

MI CUERPO

Yace mi cuerpo

en la magestuidad

de la noche,

viendo como

el mudo silencio

batalla en las sombras,

a pecho descubierto,

entre voluntad y deseo

haciendo que ese

eterno instante

del enigmático sosiego

refleje la soledad

de la memoria,

que contempla la luna

para que le infiltre

ese valor necesario

para escuchar sin fobia

las añoranzas

de la congoja

de su dolo.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

ACARICIO LOS RECUERDOS

Acaricio los recuerdos

de aquel tiempo inquieto

de plúmbico horizonte

y descabalgadas horas

donde nos amábamos

en la esfera blanca

de un reloj de nácar,

donde la pasión

era una estampida,

donde los latidos del corazón

el tumulto de una batida,

donde la calma

era la prisa desenfrenada,

donde le sofoco

encendía el deseo,

donde las caricias

eran tenues gemidos

que exaltaban

el éxtasis del instante,

donde los besos

eran brochazos apasionados

en el blanco lienzo del deseo,

donde las tiernas miradas

eran sollozos sin lágrimas,

lágrima sin odio

de ese instante en la memoria

donde queda el ímpetu

de ese instinto incontable

que te llena de placer.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

TÚ SILUETA

Tú sonrisa me arrastra

por esa playa blanca

de pulcra arena menuda

y conchas desmenuzadas,

donde la blanca espuma,

de las agrietadas olas

de ese mar nuestro,

dibujan las filigranas

de nuestra distinguida

desvestida sustancia.

Tú mirada azul celeste

hace que vuele evadido

de los pesares mundanos

como una cometa alargada

cortando el viento racheado,

haciendo que las nubes

se abran en abanico

para mostrar el reflejo

de tú dulce rostro.

Eres el eco

del suspiro

de mi corazón…

Eres el crujido

del lamento

de mi sollozo…

eres esa sinfonía

donde mis sueños

navegan libres.

Me pierdo sin memoria

en esos ojos tuyos

que hablan sin miedo

de ese amor sin cortesía

que hace que me adentre

en ese mundo interior

donde el amor es amor.

Tú silueta dibuja

en la paleta de la noche

tus sueños,

mis sueños

nuestros sueños.

Pippo Bunorrotri.

Inicio