EN EL ASOMBRO

Escucha el oleaje

de un mar

sereno y tranquilo,

escucha el bisbiseo

de un  cerril piélago.

Escucha el viento

de un lujuriante bosque

que esconde sus misterios

tras las sombras de sus hojas

y en el secreto de sus miradas

descubrirás,

los deseos del silencio.

En el asombro

de ese instante encantado

hallara el hombre

las caricias

de ese silencio

que mira al mundo

aceptando

la soledad

de su desdén.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

LA SONRISA DE UN RECUERDO

La sonrisa de una mascara

sin definido rostro

viaja dentro de mí,

es esa efigie sin gestos

indeleble en el tiempo

que señero perdura

en las horas mudas.

En ese pensamiento

imborrable sin fin

que navega dentro de mí

como una hoja de otoño,

en la brisa del viento,

sintiendo como late

con el ritmo del corazón,

es la aurora que ilumina

la sonrisa del alma

apenada en la memoria

de un momento

con recuerdo.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

LA REALIDAD DE UN SUEÑO

Desde el precipicio de la yacija

la luz del fondo dorada

rompe con la mirada

de un cielo asolado,

donde corre la memoria,

de aquellas primeras caricias

de un amor descubierto

en el jardín de las sombras,

de unas aturulladas palabras

demasiadas abstractas

para la realidad de un sueño

en el ondulado terraplén

de las arrugas del viento

que desafía al sol mortecino

de aquella tarde

de vaga partitura.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

LA MENTE

Tumbado cara al sol

la mente rebobina

las horas de un ayer,

que han visto

el tiempo de los días

y el vago sonido

de ese tiempo,

feliz y despreocupado,

golpea la mente

envolviendo el pensamiento

en esa burbuja de aire

que hace que se conserve

en la memoria de las horas,

que se extinguen

antes de volver

al latir de la vida

con la burlona sonrisa

de hasta cundo perderse.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

POEMAS DE UNA PANDEMIA

ESOS MIEDOS

En este momento oprimido

de miedos e incertidumbres,

el tiempo se desvanece

en la penumbra

de nuestras soledades,

desvaneciéndose el surrealismo

de nuestros días ventilados,

adentrándonos

en el desasosiego

de nuestros miedos,

donde nuestra libertad

ha sido detenida

por ladrona del tiempo,

por ese virus desquiciado,

juez invisible del ahora

despiadado campeador,

que lastima,

que impone reglas,

desterrándonos a una esquina

donde asustados vemos

el plúmbico día de espera

que no llega,

pero que se le espera,

para batir al juez invisible

con un viento nuevo

y un tiempo aprendido.

Pippo Bunorrotri.

https://pippobunorrotri.

POEMAS DE UNA PANDEMIA

EN ESTE ENCIERRO

En este encierro consensuado

he viajado al pasado

visitando la inutilidad

de mi vida acogotada,

entendiendo las palabras

de ese rencor que encerré

en el silencio

de mi alma errante.

Ahí están esas miradas fugitivas

a una niñez repentina

enfrascada en sus juegos,

en sus abrazos sorpresivos,

en sus fugaces besos e inesperados,

en ese tiempo de tierna calidez

entre ascendiente y vástago.

Ahí está ese oscuro silencio

que entre nosotros se interpuso

en ese tiempo de rabia

que paso a paso caminaba

en nuestro día a día

nacido en la negligencia

de una higaldia

descuidada.

En este encierro consensuado

he viajado al pasado

para que mi mirada

lo abrazase

con el calor

de la absolución

ante el talión

del olvido.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

EN EL REPOSADO ATARDECER

En el reposado atardecer,

una puesta de sol

dibuja en el horizonte

el misterio del día

y una sonrisa,

y una máscara,

en el silencio elegido

se olvidan

del ruido constante

de un mundo

que se apaga

en la umbría

de su agonía.

En el infinito

de ese horizonte

una mirada perdida

desvestida se baña

en ese océano calmo

de hilvanados recuerdos

de una tarde cualquiera

en que el tiempo

abraza a las prisas

del adiós de la dicha,

de la lujuria de una noche

que no muere en el tiempo

sino que comparte las lágrimas

de los largos días

y de las noches azoradas

prohibidas, censuradas

convirtiéndose inevitablemente

en una persistente condena.

Pippo Bunorrotri.

https://pippobunorrotri.com

OTRA NOCHE

Otra noche

de este mundo

agobiado

amanece

en la penumbra.

Otra noche

desciende la ladera

de la oscuridad.

Otra noche

ha de pasar

en el difícil sueño

de la locura.

Otra noche

el viento murmura

sus susurros.

Otra noche

el viento murmura

sus susurros.

Otra noche

las estrellas parpadean

y la luna mira.

Otra noche

vuelve a soñar

en el mañana

que será hoy

abrazando la vida.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

CAMINANDO

Caminando por sendas

de tierra y barro,

sorteando

sus efímeras pasiones,

camina

el vetusto poeta

del amor y la vida,

de emociones sentidas

hablándole al recuerdo

que se ha ido

en las estrofas

de sus versos

dejándole vacío

y con el nombre

de un poeta nuevo.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

LOS LATIGAZOS

Tú, que tu rostro

y la epidermis

de tu silueta

muestra los latigazos

de la burla y el ridículo,

siendo la dignidad arrastrada

por el corrompido fango

de la mentira.

Sigue luchando

aunque agotado

por las penas

que otros han dejado,

por la razón

de tu sueño

sin preocuparte

por la purulenta envidia

de esos, que con el engaño

infectan su vida.

Pippo Bunorrotri.

Inicio