NACE EL DÍA

Nace el día con desgana

y en las pálidas horas

de su tiempo peregrino

la ansiedad

cubre con su manto

las promesas

de la noche fría,

escritas

bajo la luz

de la luna creciente

y en el apresuramiento

de la mirada

el camino se perfila

por la ladera

de la añoranza

señalando los momentos

de la desgana

de este día

que en la memoria

recuerdo languidece.

POEMARIO PROLOGO DE UN SILENCIO

Pippo Bunorrotri.

Inicio