EL HOMBRE

El hombre sofoca

en el epilogo

de las horas,

el fuego

del tiempo

de su vida,

que el albor

del amanecer

de sud días

ha ido subiendo

y bajando

al abismo

de sus dudas,

despilfarrando

el instante determinado

donde bruscamente

cambia su existencia.

POEMARIO PROLOGO DE UN SILENCIO

Pippo Bunorrotri.

Inicio