ACARICIO LOS RECUERDOS

Acaricio los recuerdos

de aquel tiempo inquieto

de plúmbico horizonte

y descabalgadas horas

donde nos amábamos

en la esfera blanca

de un reloj de nácar,

donde la pasión

era una estampida,

donde los latidos del corazón

el tumulto de una batida,

donde la calma

era la prisa desenfrenada,

donde le sofoco

encendía el deseo,

donde las caricias

eran tenues gemidos

que exaltaban

el éxtasis del instante,

donde los besos

eran brochazos apasionados

en el blanco lienzo del deseo,

donde las tiernas miradas

eran sollozos sin lágrimas,

lágrima sin odio

de ese instante en la memoria

donde queda el ímpetu

de ese instinto incontable

que te llena de placer.

Pippo Bunorrotri.

Inicio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s