EL PERPETUO SUEÑO

En el perpetuo

sueño perdido

se ha quedado

el amor infinito

de la melodía

del ahora.

Donde la pasión

nunca se apaga,

siempre queda

el resquicio avivado

de una candente brasa,

despertando en la soledad

las sombras solitarias

de dos cuerpos pegados

en el sol  centelleante

de un mañana

que se fue

en el ayer infinito

del pesar sentido,

que se levanta

ente la evocación

de la memoria.

Pippo Bunorrotri.

Inicio