Colaboración en La Nef – humor poético

Mi Jean Cocteau

“Nací parisino, hablo en parisino, pronuncio como parisino”

J.C.

No tengo sentido del humor y, como se habla respecto de mí sobre eso con frecuencia, supongo que ese es el término que la gente tiene la costumbre de confundir con lo que refieren como insólito. Un poema renguea, en el sentido de que rompe su línea profunda y procede por caídas. Esas caídas deben producir risas, como todas las caídas. Es una risa cruel y maquinal que los saluda. La risa de la que habla Bergson y la que oponen sus antagonistas, ya sea que el hombre se marioneta o se desmarioneta de repente. Pero el verdadero humor no es de nuestro mundo.

MARINA

Obispos azotados por las olas,

¿Qué hacen sobre esa roca parados

Con vuestro enorme anillo

Y vuestras pantuflas de oro en el barro?

¿Qué hacen sobre esa roca, obispos?

Con vuestras cabezas mitradas

Se convertirán en…

Ver la entrada original 279 palabras más

Anuncios