Hogar, efímero hogar

Frasecillas

“orgullosa agita su infinita cola de peticiones desoídas”

Tiránica esfera que a voluntad somete,
con regueros de “quizás” vela sus respuestas,
en senderos enredados sus destinos oculta,
indolente compañera, que tantas negativas susurra.

Temperamento bipolar,
cálido y frío lugar,
de carácter inhóspito y tierno a la par,
orgullosa agita su infinita cola de peticiones desoídas.

Esta, que con desdén desvía su mirada,
aquejada en su oído de crónico descuido,
sabedora de su poder, pues única es,
capitana del vaivén que a su merced nos tiene.

Ahí vamos navegando, capeando su temporal,
soportando su airado soplo,
sometidos a capricho por su oscilar,
saboreando amaneceres, llorando ocasos.

Ver la entrada original

Anuncios

Tus lágrimas

No puedo escucharte llorar
porque inundas mi alma,
del dolor más intenso…
de la más acerba abatida…

No puedo decirte adiós
porque mi corazón se hende,
cuan roca sin peña…
cuan estrella sin guarida…

Tus lágrimas anegan mi vida
y no logro escucharlas
si no estás cerca…y sin heridas…

Son como la tormenta amarga,
que lleva el barco a la deriva…
Son como el rocío frío,
que aun así, hace bella la crecida…

Tus lágrimas, tus lágrimas…
Cuánta verdad y necias mentiras…
Cuánto dolor que arrastran
en esta farsa que hemos descubierto
es la vida…

Ver la entrada original

No lo leas

UNIVERSO ESPEJO Poemas y algo más

No lo leas,

este poema no nace para ser leído,

nace para ser digerido,

junto a una tapa de patatas alioli

y una copa de vino imaginaria,

la bola de cristal, donde sumerjo

bajo cero

las emociones.

El aceite de bar imprime un olor a frito,

conectado al olfato,

por más que demos instrucciones de bloqueo.

No lo leas,

este poema no sabe ni cómo empieza,

quizá diría que tú eres

la corriente

que arrebata mis días.

Es cierto, eso ya lo he dicho,

en otro poema, y

sin embargo,

pudiera ser un buen
comienzo,

para manejar nuestras desconexiones.

Este poema pudiera ser un corte limpio,

perfecto en el diseño de su talle,

ausente de amplitudes,

pretendiendo,

emular al cuerpo que lo porta,

con la sinceridad que al verbo impone,

comenzar la digestión de sus estrofas.

Un poema yo,

navegando

entre todos los besos que nos dimos,

persistiendo,

en la…

Ver la entrada original 78 palabras más

Martes

Las Ráfagas del Método hasta y desde Gitche Gumee

Espacio en blanco.
Diluyo en ecos metalizados y proyecto sobre impactos.
Avanzo contra el filo y con la tristeza amarilla al hombro.
Invariable en mis defectos. Sin un formato
y con la sal del temor pegada hasta las rodillas.

(En cada fotografía de principios de cada siglo
estoy saliendo de mi propio ombligo,
llorando como un niño incandescente
que crece mientras también crece el olvido
de que este martes tiene un hueco en otro hueco escondido.)

Sobre este martes caminamos juntos
hacia unos espejos abiertos.
Hastío. Rostros de niños con ojos viejos.
Polvo. Dulzura implacable.
Señoras y señores:
Somos el humo gris y las hojas secas del último paisaje.

Martes furioso. El corazón late en gritos espantosos.
Aferrado a fotografías cósmicas.
Gota de sangre uterina. Este martes va por dentro.
Botón íntimo. Sentido breve.
Testigo. Disparo.
El miedo yace muerto, seco sobre el piso.

Un abismo y dos pétalos eyectados.

Ver la entrada original 48 palabras más

At Woodmar Drive

Las Ráfagas del Método hasta y desde Gitche Gumee

Es la última hora de la tarde, llueve
y todavía bebo de sus ojos navegables.

Una palabra: Quiero.
Y ella se me cae desde la latitud hermosa que es su boca.

El ruido del tiempo soñando inmortalidad, no sabe que esperar.
Un asombro alegre que salta como cigarrillo extinto.
Unas ideas desarticuladas ruedan en imágenes como en el cine.
La ropa que aún es puño de su sombra y empeño en mi memoria.
La piel ejecutada, recorrida poco a poco, como la música.
Su miedo y sus esquirlas de fuego, lentamente cayendo al piso.

Y el silencio se materializa de pronto…
Para que sangren las ansias amuralladas.

-Feb 1981-
Sibaragua

Ver la entrada original

“La oración de un Dacio” (Mihai Eminescu)

Portal E.M.CIORAN 🇧🇷

Cuando aún no existían ni muertos ni inmortales
ni manantial había ni almendra de la luz,
ni nacido mañana, ni hoy ni luego ni siempre,
porque todas las cosas eran tan sólo una;
cuando la tierra, el cielo, el aire y este mundo
estaban en el número de lo que no existía,
entonces Tú eras solo, por eso me pregunto:
¿A qué Dios entregamos, humilde, el corazón?

Él sólo ya existía primero que otros dioses
y del profundo océano dio las fuerzas al rayo,
a los dioses el alma, a los hombres la dicha,
y es para los humanos manantial de salud.
¡Levantad vuestro coro! ¡Glorificadle en cantos
al que es fin de la muerte, resurrección y vida!

Para que la luz viera, Él me ha dado los ojos
y me ha llenado el alma de la suma piedad.
Puedo escuchar su paso entre el clamor del viento
y en…

Ver la entrada original 242 palabras más

En La Profundidad

Niorv Ogrin

En la profundidad de su anatomía gris,
se despliega en silencio con todos los colores
que se atan al anular de mi pie izquierdo,
revolcando con su lengua de lija mis dolores.

Un vibrato apacible tocando el matiz,
con el que los sollozos opacaron mi semblanza;
me expande como alfombra y yo estoy de acuerdo,
me expande aun sin prometer ninguna esperanza.

Mis manos sostenidas en la cúpula de la matriz,
donde se oculta la sazón de nuestros sabores,
se acuna el felino ya glorioso, ya sin miedo,
anhelando la llave de sus barrotes.

Maulla entonces con la punta de la nariz,
mientras ruge en lo hondo de su alabanza;
que su amor secreto devore y me dejo,
que me devore la vida que se aplaza.

A la profundidad de su anatomía fui,
de donde nací y alguna vez huí.

Niorv Ogrin

Ver la entrada original

Colores primarios

Las Ráfagas del Método hasta y desde Gitche Gumee

Cuando una mirada
no nos basta para mirarnos.

Desde tu lado dime
ahora que nos amamos duramente
y me eludes desde la distancia cierta:

-¿Recuerdas tú la semblanza de aquel niño
que llenaba de mangos y naranjas su bulto de libros,
aquel que robaba arepas con la alegría de los tamarindos,
con sonrisas de papel y palmeras en la piel?

Tú y yo amor mío
hoy apenas somos como esos colores primarios y ya ardidos
sobre un corazón desarmado que nos va dictando la noche.

-Jul 1978-
Sibaragua

Ver la entrada original

Sol

La Embajada

Les traje, para volver —hace ya mucho tiempo no publico—, un texto mío. Le hice unas pequeñas correcciones antes de subirlo, así que aquí está. Espero que lo disfruten.

Eresunsol
profundo,
infinito.
Yo busco un lugar “pandito”
para sumergirme en Ti.
Ya sabes bien que me agarro
fuertemente a las orillas
porque a veces tengo miedo
de que me abrases.
Sabes que lo necesito
y que quiero que me abraces.

Si te gustó, compártelo en tus redes sociales. Si quieres leer otro texto mío, visitaSicofantes. Si te interesa la literatura,lee sobre La Eucatastrofe de Tolkien.

Haz click aquí para recibir en tu correolos post deLa Embajada.

Imagen de portada: Julien DI MAJOonUnsplash

Ver la entrada original