Las primeras palabras del abismo

Anónimo sobre el folio

El silencio es la única palabra del abismo,
no conoce más allá de ello.
Quizás algo de la soledad de Unamuno
o la penuria de Miguel Hernandez
con un toque de lo macabro de Poe.

Puede que conozca, también,
la ebriedad de Bukowski
por ser un factor de importancia
para caer aquí.
Y que haya aprendido
de mis desgarres,
mi tortura.

No conoce
el amor de Benedetti
ni el optimismo de Jorge Guillén.
Pues sabe que la tristeza
siempre da caza
y te convierte
en la oscuridad
que llevas en tu interior.

Solo quiere hacer sufrir
pues es su idea del Bien,
ya que es el único motivo
por el cual las personas vienen

y se van.

Pero el abismo no tiene culpa,
es creación del escritor
y al igual que Dios,
hemos creado un monstruo.

Ver la entrada original

Un comentario en “Las primeras palabras del abismo

Los comentarios están cerrados.