Catarsis del sin sentido

La Esfera que no gira más

No me pidas sonreír cuando aún tengo el corazón arrugado, aunque en realidad si sonrío y no me cuesta nada. La felicidad es tan efímera que no trasciende con el paso de las horas; sentirse feliz no es un estado de ánimo, es un bálsamo para la realidad. No me pidas ser optimista cuando es la vida, la que te enseña a bañarte con limón las heridas. El optimismo no está hecho para todo el mundo, es un auto-engaño que te protege de la existencia, pero ¿cómo sabes que existes?… 
Todos hablamos de la existencia, de lo ruda que puede ser, de los métodos para burlarnos de ella pero, ¿acaso la existencia no es sinónimo de somnolencia?, ¿Y si todo esto es un sueño? Un perturbador sueño que nos arropa desde que nacemos, con la mentira que debes crecer para alcanzar tus sueños y ahí llegar a tu destino final…

Ver la entrada original 247 palabras más