Si te vas, nada es igual pero todo sigue igual

El Doblao del Arte. Punto y aparte.

Esa noche, el reflejo AMARILLO de la LUNA y su gran tamaño la hacían singular; posiblemente el reciente eclipse y la polución ambiente favorecieran el espectáculo, pero a Lambreta eso le daba igual.

A Lambreta -lo apodaban así por la motillo que solía conducir-, esa noche, y todas, el satélite le daba igual y solo percibía que se veía espectacular mientras articulaba lentamente: “¡¡¡a-lu-ci-nan-teeee!!!”, y quitando eso, casi todo le importaba un comino, debido a su INSEGURIDAD, que refugiaba y disimulaba en sus cigarrillos de HACHÍS, según él, para relajar la tensión por la partida de Esther, su único AMOR.

 

©LoggaWiggler, libre de derechos

©María José Gómez Fernández para Cinco Palabras: RELATO DE AGOSTO (V): ACTRIZ MALENA ALTERIO

Publicado en Cinco Palabras.

Ver la entrada original