Queridos amigos: Por unos días «el hombre que le susurra a los sentimientos» se ausentara de esta ciudad de las palabras-

Hace un año y diez días que a ella llegue, con mis miedos, temores e inquietudes, y alquile un duplex para ver si me adaptaba a esta ciudad de las palabras, y si ella mis inquietudes acogía. A pesar de mis miedos y temores me dio la bienvenida haciéndome sentir un ciudadano mas de esta sorprendente ciudad de las palabras.

Por eso he decidido quedarme para seguir disfrutando de las palabras de sus ciudadanos que cada día me sorprenden, por lo que me he comprado un amplio loft con vistas al futuro para recibir a mis conciudadanos, de esta ciudad de las palabras y los sueños como se merecen.

Así que me pasare un par de días de mudanza adecuando mi nueva residencia para recibir a mis amigos y vecinos que con tanto cariño me han acogido en este año. Las puertas siempre estarán abiertas, como lo han estado las de este duplex, para que os paséis cuando queráis a dejar vuestras guitas y llevaros uno de mis susurros.

Estáis invitados a la inauguración de mi loft con vistas al futuro la invitación personal os llegara en unos días.

Espero seguir disfrutando de vuestra compañía, y gracias a todos por este año de alegrías donde los miedos se han desvanecido y los temores se han ido sin un adiós.

HASTA PRONTO QUERIDOS AMIGOS Y CONCIUDADANOS DE ESTA CIUDAD DE LAS PALABRAS.

UN AÑO

Lentos han pasado

los días de este año

donde las horas dibujan sus días,

desde que tome la decisión

de dar rienda suelta a mis sueños

para que escribieran sus recuerdos.

Los minutos son espinas,

son pétalos de rosas

que cubre mi cabeza

acariciando la duda

de este escritor,

de este poeta

que cobija sus letras

con ternura y amor

en el lecho de su mente.

Morbosos duendes escondidos

danzan en mi mente

indagando

 en las vivencias de mi vida

que como espíritus raídos

se agazapan, como felinos,

en las sombras de los recuerdos

dejando suspendidas

las lagrimas del olvido.

Una máscara sin rostro

ante mi se presenta

y desde el vació de su mirada

implora

un rostro para su máscara.

No tengo lágrimas

y si suspiros

para mí dicha…

o quizás para mi desdicha

ya que el silencio

su destino dibuja

mientras inquieto saludo

a este nuevo rostro mio.

Sin embargo, no es más que un sueño

de la memoria del escritor y poeta

de cuando era un niño

en un verano de ensueño

 que descubrió las letras

de Cervantes, Juan Ramón Jiménez

y Antonio Machado

que extraños y lejanos

sueños dejaron.

La vida siempre corre

como el remanso de un río

formando meandros

donde reposa el sonido de su voz

y los tristes sueños del olvido

se sumergen buscando su destino

emergiendo radiante

como un sueño vivo.

Lentos han pasado

los días de este año

donde las horas dibujan sus días,

y ahora el silencio

cae sobre mi corazón

llenando de dudas el alma

por haber dejado suelto mi sueño

de ser escritor y poeta

de una vida vivida

de un mundo de color y dolor.

Miro la máscara de mi yo

y me duermo en mi sueño,

y como Unamuno

le digo a la máscara:

“No ves que me he pasado la vida soñando”