DEHESA DE SUEÑOS

Tengo una dehesa

donde el río llora,

el sol florece,

la noche no es oscura,

y las sombras yacen

pensando en los placeres

de mundos lejanos.

En esa dehesa mia

el escritor siembra sus sueños,

el poeta sus estrofas,

sobre los renglones

de la duda y la certeza

con el sudor

de la alegría y la tristeza.

Los dos se sientan

en el frío banco de piedra

donde descansa la fantasía,

y a ella le preguntan

por la cosecha de su siembra

ella les mira

y muda le responde:

Que no puede ver madurar

el grano en el campo

pero que siente

la lluvia de su llanto.

Sabatizan en su mente

hasta que el corazón calla,

hasta que el tiempo muera

en el yanto de un suspiro,

envolviendo su rostro

en la nebulosa de la duda

y el desencanto.

El escritor y el poeta

observan el desvaído cielo

escuchando el canto de su musa

esperando a la celeste mañana

que es cuando florecen

sus sueños

y sus versos.

8 comentarios en “DEHESA DE SUEÑOS

Los comentarios están cerrados.