GEMIDOS DEL AYER

Hace mucho que me ausente

de la casa donde nací,

en ella que mi infancia

que en el recuerdo lleve

que en los años de ausencia sentí,

ahora su memoria

llena los folios en blanco

de un escritor de sueños

donde la añoranza

es la tinta de su pluma.

Hace mucho que huy

del hogar que construí,

porque me encontraba vacío,

porque era una sombra atormentada

por los silencios de los sueños,

que al amanecer traían temores,

remordimientos y desatinos.

Hubo un tiempo,

en el principio del pasado,

la vida era un deseo,

el matrimonio una loca pasión,

los hijos una esperanzada ilusión

el hogar un glorioso reino.

Eso fue al principio

donde la infancia era olvido,

la juventud un alegre recuerdo

y la adultez una insensata realidad.

En la madurez del adulto

hubo un tiempo que se torció

y la vida que rea deseo

desdén se volvió,

la loca pasión del matrimonio

se transformo en devastación

y la esperanzada ilusión de los hijos

marchita se quedo.

Ahora el tiempo ha pasado

la flor marchita de los hijos

luce de nuevo con nuevos colores…

la huida fue un consuelo,

y en la tempestad de la pena

otra vida halle

que de deseo llene.

Los hechos absolutos del pasado

navegan en el viento del recuerdo

que un escritor recompone,

que un poeta compone

el gemido de los versos

de una vida de lamentos y suspiros.

DESESPERACION

En el luto de la noche

el despojo de un recuerdo muerto

teje el zendale

de las sombras del pasado

que moran en el abismo del olvido

surgiendo en el instante de hoy.

Su brillo el sol me niega

la luna su pálido rostro

gira en la oscuridad

y los tizones encendidos

de la esperanza

mis lagrimas extinguen.

¡Nada me importa ya!

Pues el desgarrado susurro

de la indiferencia

invade el interés por mi vida

disolviendo la esperanza

de que esta vida mía

se merece

una segunda oportunidad.

Todo para mí se ha agotado

en estas horas

que pasan como espectros

del tiempo

agitando el viento del olvido,

llenando el espacio

de suspiros, quejas y besos.

Breve es la vida

largo es el tiempo

de su ansia loca

que por ella corre,

y ahora

que la noche del silencio

se acerca a la vida,

los dos, vida y tiempo

se miran

con espanto y miedo.