AMIGOS, SIMPLEMENTE

Amigos… Seremos,

siempre, amigos
para contar nuestras penas una a una.

 

Amigos…Siempre

sobre todas las cosas
como van unidas espinas y rosas
sin que importe nunca

distancia ni tiempo
tú serás la lluvia…

yo…

tal vez el viento.
Como testigos tendremos
al sol, al viento,

a la noche, y a la luna.

Viajaremos a un mundo distante
para buscar con todo empeño

el día reluciente.
¡Y seremos como el caminante
que cabalga buscando su sueño

en las piedras de su camino.

 

Y así seguiremos

como lo hacen pocos,
buscando en la vida

nuestros sueños locos
y si algo pasara…

¡escucha lo que te digo!
por todos los tiempos

yo seré tu amigo

tú serás mi amiga…

Yo seré tu amigo,

simplemente.

EL DÍA SE VA, LA NOCHE LLEGA

 

El día se va

la noche llega rauda

empujando a la oscuridad

que se agolpa en la ventana

y las sombras de tus mascaras

sus desdichas presentan.

Solo se oyen gemidos,

los gemidos de la ciudad.

Escúchalos

pues son sus quejidos de dolor

de un día

que en el olvido se queda.

La ciudad se queda

en la soledad de la noche

iluminada por las estrellas

envolviendo

en su manto de oscuridad

al cansado,

al apenado,

al despojado,

y al que muere por amor.

No todo en la noche,

de la ciudad,

es pasajero

hay instantes amables

alegres y divertidos,

también tristes y doloridos.

Ni son fugaces sus instantes,

los hay intensos,

mientras las horas

caen ciegas en el asfalto

esperando el escalofrío

del amanecer, con la sinfonía de la luna.

Duerme y sueña

en el nuevo día

que la noche

navega en la oscuridad

ocultando la luz

bajo su negro mar.