EL INDIGENTE

Sentado en la fría acera
mira y no ve
el mundo de colores
que no es suyo
sonriendo a la nada.

Duerme en el portal de un banco,
ese que un día todo le quito sin decir porque
y nada le da sin explicación.
Soñando en ese mundo que un día recorrió.
En el hogar que perdió y que no olvida,
en la comida que sobraba
en el pan que ahora no llega
en las alegrías del corazón
en los males que dejaron en su alma
en los dolores del cuerpo
de una vida que no es vida.

La ciudad es trajín, bullicio
prisas, risas, llantos
alegrías, desencantos
y preocupaciones también
pero nada de eso es para él.
En el arco iris de la ciudad
él es el blanco que nadie ve
es el gris que aborrece
es la oscuridad que nadie quiere
y que la conciencia de la ciudad olvida.

El indigente
solo tiene un sueño,
un sueño que no llega
pues en el olvido
de la ciudad se perdió.

11 comentarios en “EL INDIGENTE

  1. Una conmovedora realidad que forma parte de esta «sociedad» la cual nos convierte de una u otra manera en «Indigentes»… en ese tono blanco que nadie ve, en ese gris que ahora aborrecen… esperando un sueño que no llegará pues en el olvido de la ciudad (sociedad) se perdió y se desgastó…
    Triste pero cierto. Gracias Pippo, saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola pippo, Cruel la realidad de la vida y de esta sociedad, globalizando pobreza, hambre, angustia y dolor; mientras los dueños en sus imperios, siguen regalando promesas de sueños que nunca llegan.
    Desde el corazón ♥Lizet♥

    Le gusta a 2 personas

Los comentarios están cerrados.