UNA TARDE DE TRISTEZA

La mente,

ese paraninfo recurrente del discernir

en una tarde de tristeza

tortuosos caminos conspira

mas las manos en su cátedra especula.

En una tarde de tristeza

recostada en tu sofá

la incertidumbre cabalga

mientras tu mano un cuerpo dibuja

sintiendo su presencia en silencio.

En una tarde de tristeza

el grito se pierde

en el llanto del encierro

dejando huella del funesto momento

mientras una brazos te abrazan.

En una tarde de tristeza

alzas la queja del desamor

mezclando pasado con destino

cuando el pasado es dolor

y el destino lo pintas de rosa

los ojos bajas del quebranto

encontrándote con la mirada

del causante de tu tribulación,

mas este sorprendido

a tú tristeza pregunta

por tú queja.

¡Qué locura! Responde

la culpa de tú tristeza

que solo quiere sellar tu boca

con un beso,

con las caricias de tú piel,

pues otros labios el deleite

de su beso no quiere encontrar

y las caricias saben a hiel y amargura.

En una tarde de tristeza

lagrimas resbalan por tu rostro,

lagrimas de dudas

de la sin razón

mas el culpable de tú tristeza

solo quiere abrazarte entres sus brazos

para que alivies el llanto de la sin razón

y bebas de su boca

el gozo de su pasión

para que olvides el origen

de esa tarde de tristeza

pues no hay razón.

Anuncios

6 comentarios en “UNA TARDE DE TRISTEZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s