EL TIEMPO

Ese amigo invisible,

esa sombra que te sigue,

que siempre esta,

aunque parezca que falte.

 

Ese amigo invisible

que timonel es de tu destino,

que marca tu rutina

compartiendo momentos de emoción

y también de espera.

 

Ese amigo invisible

que te desespera

con su costumbre

de ser puntual y puntilloso,

que de todo da constancia

en aras de la verdad.

 

Ese amigo invisible

fiel notario de tu vida,

de la verdad y de la mentira,

de la realidad y de tu sueño,

que te acerca al abismo

mostrándote la nada,

el vacío, sin él.

 

Ese amigo invisible

que tres espacios se mueve

arrastrándote con él

al presente del pasado,

al presente del presente,

al presente del futuro,

donde tú dibujas tus sueños

y compones tus versos

de silencio y amargura.

 

Ese amigo invisible

que de blanco

pinta tus días,

de alegría,

y de negro

tus noches pinta

llenándolas de preocupaciones,

dejando en el ayer  lo que fuimos,

en el hoy lo que somos

y en el mañana lo que seremos.

 

Ese amigo invisible,

esa sombra que nos sigue,

que es el tiempo,

es el que hace

que nuestra vida

sentido tenga.