INFINITOS SENTIMIENTOS

Intrincados movimientos del corazón

Noche y día definen la existencia

Fusionando la incertidumbre del acontecer

Intentando predecir la voluntad del alma, que

No se puede decir sin con razón o sin ella

Induciendo al recuerdo donde el

Tiempo se para para soñar

Obteniendo una fantasía que

Se paraliza ante la realidad.

Saber has de vivir con ellos

Entendiendo que detenerlos no puedes

No en vano son la poesía de la vida

Tenerlos es una bendición

Imaginarlos no puedes, pues

Moran dentro del alma

Intentando crear ilusión que

Emociones siempre son, pues

No son cuestiones que podamos aparcar

Tiempo es lo que necesitamos para comprenderlas

Olvidarlas a veces lo hacemos, lo que nos lleva a

Situaciones en que los cubrimos con un manto para ocultar los matices.

 

LO QUE SIENTO

Ha lo largo de mi vida

he vivido amores y pasiones,

he amado y he sido querido,

he compartido alegrías

y tristezas también,

he sentido dolor y decepción.

Ha lo largo de mi vida

mi corazón ha sentido

diversidad de sentimientos

que fracasos son del pasado,

de ellos he aprendido

que el presente es lo que importa,

porque el pasado es historia,

el futuro ya se vera

que pasado será.

Por eso ahora disfruto

cada instante del día

compartiendo mis alegrías,

mis tristezas,

mis silencios,

y mis palabras sentidas

con mi amada, mi musa

que es la razón de mi vida,

y con mis amigos

estos versos

de lo que siento.

EL PRIMER BESO

En esta noche de penumbra

en que la luna se esconde

en el bosque de las nubes

a mi mente de quijote

llegan recuerdos desvaríos

de fantasías de niño,

de amores y pasiones

de adolescente soñador

de cándidas miradas furtivas,

de torpes palabras balbuceadas,

de aquel primer roce tembloroso

de unos incipientes y duros

redondeados pechos

de una adolescente mujer

bajo un grueso jersey de lana,

de aquel primer beso

en la penumbra de un portal

que hizo temblar los cimientos

de la realidad de un torpe

adolescente atolondrado,

que mas tarde se transforma

en una quimera de mis sueños.

Que momentos aquellos vividos,

que dolor dejaron en el recuerdo

del sabor de su trepidante boca

besando la mia,

después de ese beso temeroso

otros hubo, cálidos y sentidos,

pero ninguno como ese

perdura en el recuerdo.

Quizás solo sea una fantasía

de este loco poeta

que en estas noches

en que la luna se esconde

en el bosque de las nubes,

quisiera volver a sentir

aquella sensación

de aquel primer beso

de escuchar aquel

primer te quiero

de enamorado.