EL PESCADITO CHICO

En el inmenso mar azul del cielo

ya un nuevo pescadito chapotea,

libre, feliz e ilusionado,

pues su batalla contra

la malvada reina del hielo

ha ganado.

Ya no teme los bramidos de su negra voz

pues con el silencio de su dulce vocecita

los ha acallado.

Ya la reina del hilo se derrite

en la oscuridad de la soledad

lamentando su derrota.

Aunque en esta fiera batalla,

entre el pequeño pescadito

y la reina del hielo

gran dolor ha dejado,

y en la playa del pescadito chico,

donde el pescadito escribía

la historia de su día a día,

la pena camina cabizbaja

maldiciendo la hora

en que la reina del hielo

a la playa del pescadito chico

se ha acercado.

Ya la esperanza se ha acabado,

ya las ilusiones se han ido,

ya solo queda el recuerdo

del pescadito chico,

y el dolor de una batalla

perdida y ganada.

Ahora en el inmenso mar azul del cielo

ya un nuevo pescadito chapotea,

libre, feliz e ilusionado,

sonriéndoles a unos padres

rotos por el dolor de su partida

sin una despedida.

OLVIDARE

Onduladas nubes caminan por la vida, que

Lamentos dejan en el corazón

Viendo como la carcoma del dolor

Incierto destino te deja, y

De sombra todo lo cubre dejando una

Aureola de sueños rotos, de

Recuerdos perdidos en el bosque de la memoria

En el tiempo del olvido