SIENTO

En el corazón existen

diversidad de sentimientos,

al menos en el mio,

que perdido estuvo

en la inmensidad de la nada

caminando entre la soledad y el silencio

y gracias a ti los he descubierto

desnudándolos ante tus ojos.

Me solazo mirándote

tirito si me hablas

incluso con tu susurro

en la noche me estremezco,

trepidante de alborozo me siento

si tus labios rozan los míos, y

vibró como un junco al viento,

si tus manos acarician mi torso.

Esas sensaciones tengo

esa variedad de sentimientos

siento, cuando

cerca estas de mi.

COMO DEFINIR EL AMOR

De nuestro corazón

emerge sentimientos,

que expresarse desean,

hablar quieren,

y puede hacerlo

de lo que desee,

bien sea de pena,

de llano, o de amor.

 

Hoy de amor pretende

por eso estos versos

te escribo a ti amor

ese radiante sentimiento

que dolor tantas veces deja

en la bruma de nuestra vida,

así es el amor

fino y agraciado

unas veces, y

lúgubre y mohíno

otras tantas,

y a pesar de sus contraste

el amor sigue existiendo.

 

¿Como definir el amor?

me preguntas, y

yo con estos versos

respuesta doy.

 

El amor, querida mia

es dulzura,

es ternura,

es pasión,

es deseo,

es emoción,

y también

dolor,

ya que el nos hace

olvidar el temor

haciéndonos sentirnos libres

para amar a quien desbaraté

nuestros esquemas

haciéndonos sentir mejor.

 

El amor es la esencia

de una sensación,

sensación de la hoy

mi alma y mi corazón gozan,

ya que enamorado estoy

de ti AMOR,

tú que eres la fruta

que mis labios rozan al amanecer,

tú que con tu mirada iluminas mis días,

tú querida mia

que eres la almohada de mis sueños.

 

Como definir el AMOR

si no hay palabras,

ni versos tengo

que al mundo expliquen

lo que tú eres en mi mente.

NICOLÁS

Hace ya un año

que tú sonrisa

ilumino el palacio

de nuestras vidas, y

tus inocentes carantoñas

de jubilo llenaron nuestros días,

un tiempo este

de ternura,

de placidez,

a tu nombre pronunciar

Nicolás.

 

Nombre de Zar,

de emperador,

el mismo es,

y así debe ser,

porque eres el Zar de nuestra vida

ya que tu ordenas

nuestras horas,

nuestros días,

nuestras noches,

pues tu decretas

con tus lastimeros llantos,

con tus diminutas lagrimas,

y con tu cándida sonrisa,

lo que se debe hacer.

 

Que hermoso es el amanecer

que nos permite a tus ordenes poner

los minutos de nuestro quehacer,

la ternura de tu mirada

traducir se puede

con palabras,

pues nuestros corazones derrites

llenándolos de felicidad

ya que de algazara nos llenas

al sentir tus manitos

sobre nuestros rostros,

transportándonos

al mundo

de la esperanza

y de la ilusión.

 

Hace ya un año

que te convertiste

en el Zar

de nuestro destino,

Nicolás.