GAVIOTA SOY

Soy como la gaviota

que planea en el viento

oteando desde arriba

el azul del viejo mar,

y en su fulgor

pretendo localizar

los recuerdos ya olvidados.

 

Soy como la gaviota

que del cielo

su morada hace

y en las olas del mar

escudriña con paciencia

el rastro de la ilusión

que una noche

de luna llena

salió a navegar,

y nunca regresado, ha.

 

Soy como la gaviota

que solitaria camina

por la arena de la playa

esperando a que llegue

el blanco velero

de su amante secreto,

su amigo prohibido,

para pedirle un beso,

no mas, para

seguir amándole en secreto.

 

Soy como la gaviota

que vuela alto

siguiendo el reflejo

de un sueño imposible

que se ha perdido

en la vastedad del cielo,

en el abismo del mar.

 

Soy como la gaviota

que alto vuela

buscando verdad,

en una realidad imperfecta,

donde el amor, es un dolor

que enajena el alma,

que arrebata el sentir,

que te hace soñar una ilusión.

 

Soy como la gaviota

que en la playa espera,

bajo los rayos del sol

con el ronroneo de sus suspiros

y de las olas del mar,

a que regrese una nueva ilusión

que le haga soñar,

que incite su amor,

aunque este…

sea un gran dolor.

 

Soy como la gaviota

que ríe abiertamente

mientras con su mirada

otea en el horizonte

como el mar

y el cielo

un beso de enamorados

se dan.

 

Soy como una gaviota

que vuela alto

surcando los mares

llegando a otros mundos,

a otros lugares,

donde en sus playas

encontrar el sueño

de su gran amor,

descubriendo

que en cada lugar

el amor

es un gran dolor,

una gran decepción,

pero mientras este dura

crees que es la culminación

de la perfección,

aunque esta no exista

mas que en su imaginación.

 

Soy como la gaviota

que vaga en la soledad,

que vive en silencio,

que no hace preguntas,

que escucha los susurros,

que espera en calma,

a que el sueño del amor se cumpla

para rociar su cuerpo

de caricias ajenas

sin perder la esperanza

de que un día

esas caricias

se queden para siempre, y

no sean el olvido de un recuerdo.

 

SUSURROS DE LOS POETAS MUERTOS (Jones Very) II

     LO PERDIDO

El día más hermoso que haya brillado
será cuando contemples el día interior;
la rosa más hermosa que haya florecido,
cuando seas tú la flor que contemplas.
Pero lejos estás, con los juguetes del Tiempo;
tú mismo el día que en ellos buscas,
tú mismo la flor que tus ojos gozan,
aunque marchito ahora pendes de tu tallo.
El pájaro que escuchas en el árbol verdeante
lo has hecho tú cantar con tu olvidada voz;
y cuando de nuevo se hinche de melodía,
será tuya la canción que entonces te regocije
y vivirás de vuelta entre estas maravillas
a las que ahora entregas toda tu sustancia.

 

TU MEJOR SER

Yo soy tu otro yo, lo que tú serás,

Cuando tú eres yo, el que ves ahora;

Al encontrar tu verdadero yo me encontraras a mí;

La espada que brota, donde ahora tú solo aras.
Soy tu prójimo, una nueva casa que he construido,
Que nunca antes has entrado;
Vengo a llamarte; entra cuando quieras,
La fiesta siempre está lista para comenzar.
Deberías amarme, como te amas a ti mismo,
Porque yo no soy más que otro yo aparte;
Para mostrarte que amas la salud,
Lo que serías, cuando tú le hubieras muerto;
Entonces visítame, te hago muchas llamadas;
Ni vivo cerca de ti solo, sino todo.