Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

SUEÑO

En el mundo de los sueños

un sueño yo soñé.

 

Soñé que cabalgaba

a lomos de un corcel blanco

a tu encuentro iba yo

como orgulloso jinete

y altivo galopaba

sobre el noble corcel,

a tu encuentro iba yo.

 

En ese sueño yo te encontré

tumbada sobre la arena de la playa

bajo los rayos del sol naciente,

tan radiante y hermosa

como el primer día

que mi mirada solitaria

se poso en tus curvas de mujer.

 

En ese sueño, soñé

que nuestros cuerpos desnudos

se entrelazaban

como ramas de un rosal,

nuestras manos perseguían

líneas infantas de pasión,

de felicidad.

 

En ese sueño, soñé

que me apretabas

con tú sonrisa y tú mirada,

con tu aroma de mujer,

al mirarte soñé

en cambiar el sueño

y convertirlo en realidad.

 

Pero los sueños, sueños son,

pues al alba

el sueño se desvaneció

y tu no estabas,

habías huido

como el viento,

a lomos del blanco corcel.

SOÑAR

Soñar despierto.

Soñar dormido.

Soñar en la noche

y en el atardecer.

Nunca dejes de soñar,

ya que soñar

es una hermosa quimera,

una efímera fantasía

en la que por un momento

te dejas llevar,

convirtiéndote al instante

en el mas loco de los cuerdos,

en príncipe o mendigo,

en caballero andante

de tu historia,

de tu destino.

No dejes de soñar

pues tu existencia,

en gran parte,

es albergar sueños y fantasías

para subsistir

en el caos del día a día.

INSOMNIO

En esta noche

de oscuro insomnio,

donde el desvelo

es una turbulenta galerna,

el sueño se ha quedado

encogido en un rincón.

Allí esta él

solitario y discreto

mientras los recuerdos,

las dudas,

la desgana

y el miedo

cabalgan desbocados

en la llanura de mi mente.