Esta noche, no pido mucho,

solo tu mano quisiera

entrelazar con mis dedos

de poeta marchito.

¿Me fías tu mano en esta noche

de fin de año de búhos misteriosos?

la necesito para entrar en tu jardín

de “Hakea alfiletero”,

de alargados suspiros,

inspiración de mis sonetos

clérigo de mis desdichas,

te prometo que mis dedos

acariciaran el melocotón

sedoso de tu palma

y el dorso, ese mar espigado.

 

Esta noche, no pido mucho,

solo tu mano quisiera

entrelazar con mis dedos

de poeta marchito, y

fenecer el pasado

dejándolo en el claustro

de los pasos perdidos,

para luego, cogidos de la mano,

recorrer las cuatro nuevas estaciones

que se asoman en el eclipse de la noche

en el radiante amanecer del nuevo año,

y en el escuchar el trinar de los pajaritos

la sonrisa de los hombres,

los susurros de la ilusión

y de la esperanza.

 

CON ESTOS VERSOS DESPIDO EL AÑO DESEANDOOS A TODOS UN FELIZ 2018 Y QUE EN EL FLOREZCA LA CONCORDIA Y NUEVAS ILUSIONES.