PREGUNTA POR MI

Pregunta por mi.

Donde el mar se convierte en arena.

Pregunta por mi.

Donde el sol, se burla de la noche.

Pregunta por mi.

Donde la noche cede al día.

Pregunta por mi.

Donde el sol galantea a la noche.

Pregunta por mi.

Donde no existe censura en el amor.

Pregunta por mi.

 

Pregunta también por mi,

al roció de la mañana,

al primer rayo de sol del amanecer

a la luna del rojizo atardecer,

y sobre todo pregúntale a la ilusión,

que como halcón,  detendré mi vuelo

para postrarme ante ti

y, cubriéndote con mis alas besare tus pies

para que no me olvides jamás.

Y en ese momento, en ese instante

me convertiré en una parte de ti,

seré como el viento que refresca tu rostro,

seré como la Azucena y el jazmín

que embalsaman tu vida,

seré esa lagrima rebelde que cae al suelo

para regresar a ti convertida en lluvia fresca.

MI LOCURA

Mi locura inflexible

ha secuestrado mis sueños

en el bosque de mis recuerdos

y en las estrofas de mi vida.

 

Recuerdos tantas veces topado

en la melancolía de mis palabras

allí, en el desierto desnudo de mi soledad.

 

En mi locura inflexible

no hay luz, ni oscuridad,

en el corazón,

solo el frío vacío

de ese viaje al infinito

de la nada, apestado por mi presencia.

 

Mi locura inflexible

ha secuestrado mis sueños

llevándoselos a un mundo lejano

para ribetear el sino del futuro

con el fino hilo del pasado,

sintiendo, mientras lo hace,

las saetas de unos labios

de desventuras del pretérito

convertidas en dichas del futuro,

entretanto la sombra de mi alma

peregrina sola, y triste,

por la desdicha de mi locura.

Ya no…

Reflexiones de un soñador sin sueños

Nos enamoramos paseando por calles mojadas, y un día también mojado reconocimos que ya el amor se nos escapó…

Ya no es nuestro centro comercial, nuestra calle, nuestra ciudad o restaurante favorito… y no habrá más veranos en esa playa desierta que era de los dos, ni más inviernos entre esas montañas en el calor de la chimenea…

Ya no habrá más promesas, ni mas reconciliaciones… el mundo dejó de ser para los dos… menos en aquel momento que nos perteneció…

Ver la entrada original