POETA

Intento todos los días

escribir mis fantasías

de poeta errante.

A pesar del fracaso

me empeño en seguir escribiendo,

versos de atardeceres rojizos,

de infaustas oscuras noches.

Versos de polvo blanco,

fríos como el hielo…

o cálidos

como los tizones

de mis sentimientos.

Soy un poeta apátrida

entre mis versos,

consumido por las fantasías

de poeta errante,

que no quiere morirse

imaginando el amor.

ALMA

Mi alma triste esta
ella llora desconsolada
lagrimas de pesar,
por una ilusión descarriada
en las sombras del recuerdo.
Llora alma mía
que el llanto alivia,
a la vez que fortalece y alimenta,
la esperanza,
la ansiedad,
de que retornara
esa ilusión diluida
en el suspiro del recuerdo.