CÓRDOBA

Ciudad a la que Roma

dio el nombre de Corduba

capital de la Bética,

cuyas calles trazaron

moros y cristianos,

y sus piedras

cuentan su historia.

Los primeros la proclamaron

capital del Al-Andalus,

los segundos la conquistaron.

Del mestizaje de

moros y cristianos

nació la Mezquita,

símbolo de unos y otros

que en su vientre

atesora, hermanado

la cultura de

moros y cristianos.

Córdoba, que en sus

patios nace destellante

la primavera,

nos cuenta su historia.

SEÑORA

¡Oh! Señora,

señora mía,

mullidora de mis recuerdos

sombra de mis sueños.

¡Oh! Señora,

señora mía,

mi destino es

seguir escribiendo

poemas, en la soledad

de mis oscuros momentos,

consciente, de que

no serán leídos

por ti musa

de la inspiración.

¡Oh! Señora,

señora mía,

dueña de mis sentimientos.