DESPERTAR

En el despertar

del amanecer,

luce tu semblante

ante mi mirada,

cual ventana abierta

al mar Mediterráneo,

ese que nos saluda

en las mañanas

de nuestro despertar.

 

Ardiente es la mirada

de tus ojos azules,

tu sonrisa

un blanco velero es

sobre las azuladas

aguas del mar,

donde se reflejan

las sensaciones vividas

que se perfilan

en tu suave piel melocotón.

 

En el despertar

del amanecer,

al mirar

tus seductoras curvas

un Ciclamen

florece en mi pecho,

la ilusión se infla

los besos,

los abrazos,

las caricias,

ya no tienen techo.

 

En el despertar

del amanecer,

mi mirada descubre

a una mujer.

A ti, mi amor

que te deslizas

por los pliegues

de mi piel,

que iluminas mis días,

que enciendes las brasas

de mis pasiones.

 

Tú, mi amor

voluptuosa en el lecho

agitándote con un ritmo

de vigor estelar.

 

Tú, mi amor

has llenado de equilibrio

mi desajustada realidad,

en el despertar