QUISIERA

Todo lo que quisiera de ti

son esas pequeñas cosas cotidianas

que me enamoraron.

El olor de tu piel,

el amartelado

tacto de tu cuerpo junto al mío,

los besos de tus labios

al amanecer, y el anochecer,

el silencio de tu sonrisa,

relejarme en tu mirada al despertar,

saber lo que estas pensando,

abrazarte cuando

la sombra de tu ansiedad

te cubre con su manto.

Escuchar los susurros de tu voz

disertar sobre cualquier cosa,

de ti, de mi,

de lo que nos rodea.

Solo quisiera que mirases

mas allá de las apariencias físicas,

que recuerdes la pasión

que nos unió,

y que el placer

de aquel lejano día,

en que el deleite

de estar juntos, hizo

que el tiempo se detuviese,

quedándose colgado

en los rayos del sol

del atardecer de aquella tarde,

para que creásemos

el instante de

nuestra liberación.

Todo lo que quisiera de ti

es seguir viviendo…

muriendo

entre tus brazos.

VERSOS EN REBELDÍA

La lluvia cae

sobre la ciudad,

la noche me atrapa

extrañándote mujer.

Las gotas de agua

resbalan lentamente

por el cristal

de la ventana,

como lagrimas

bañando tu rostro.

Gotas de agua

donde se refleja

el rostro de mi amada

esperando ese día

en que decidas

quedarte…

 

Estos versos

siguen su rebeldía

vagando en mi mente.

Las rimas…

Están en huelga permanente.

 

Amada mía

me hace falta ese día

en que decidas

quedarte,

en mi mente

para siempre.

La melancolía

arruga mi frente.

Tu te ríes

de mi tristeza

y yo aquí

extrañándote,

mientras

las gotas de agua

resbalan

por la ventana.