CINCO…

Cinco vocales.

Cinco letras

Cinco números…

Primos.

 

Cinco canciones,

cinco poemas

con los que definir

mi eterna amargura,

mi eterna desdicha,

mi eterna sonrisa.

 

Melancolía apagada

que cada día

dibuja mi rostro

la mirada

con la que te miro

llena de ilusión,

llena de pasión,

llena de esperanza.

 

Cinco líneas

mal dibujadas.

Cinco sonrisas

llenas de ilusión,

llenas de palabras

de esas que hacen

hablar a la nada

a la nada,

en la que creíste,

que penetran

en cada uno

de tus poros.

 

Cinco lagrimas,

derrochadas

dibuja la línea

infinita,

de tus labios

dibujando los finos

trazos de tu rostro.

 

Cinco palabras

para escenificar

en tu día a día,

el amanecer

de mi día…